18 Y aquella como semejanza de hombre me tocó otra vez, y me confortó