1 No entrará en la congregación del SEÑOR el que fuere quebrado, ni el castrado