40 Cuando yo alzaré a los cielos mi mano, y diré: Vivo yo para siempre