35 Y el SEÑOR hirió al pueblo, porque habían hecho el becerro que formó Aarón