32 Mas el Faraón agravó aun esta vez su corazón, y no dejó ir al pueblo