18 Y sus costillas eran altas y temerosas, y llenas de ojos alrededor en todas cuatro