58 Tú has llevado tu lujuria y tus abominaciones, dijo el SEÑOR