5 y sabrá toda carne que yo, el SEÑOR, saqué mi espada de su vaina; no la envainaré más