3 Tomarás de allí unos pocos por cuenta, y los atarás en el canto de tu ropa