16 Porque aun a Tesalónica me enviasteis lo necesario una y dos veces