25 Mas venida la fe, ya no estamos bajo la mano del ayo