8 Y había plantado el SEÑOR Dios un huerto en Edén al oriente, y puso allí al hombre que formó