37 Y la palabra pareció bien a Faraón, y a sus siervos