3 Venida la mañana, los hombres fueron despedidos con sus asnos