30 Entonces Israel dijo a José: Muera yo ahora, ya que he visto tu rostro, pues aún vives