10 Y fue, que al séptimo día las aguas del diluvio vinieron sobre la tierra