4 Pero la carne con su alma (o vida), que es su sangre, no comeréis