10 Por eso se detuvo la lluvia de los cielos sobre vosotros, y la tierra detuvo sus frutos