14 Entonces Pedro dijo: Señor, no; porque ninguna cosa común e inmunda he comido jamás