30 y sacándolos fuera, les dice: Señores, ¿qué es necesario que yo haga para ser salvo