26 Por lo cual mi corazón se alegró, y mi lengua se gozó; y aun mi carne descansará en esperanza