6 Y ahora, por la esperanza de la promesa hecha por Dios a nuestros padres, soy llamado a juicio