5 Mas él, sacudiendo la bestia en el fuego, ningún mal padeció