30 Porque seréis como el olmo que se le cae la hoja, y como huerto al que le faltan las aguas