22 Dejaos del hombre, cuyo aliento está en su nariz; porque ¿de qué es el estimado