17 He aquí que el SEÑOR te transportará en duro cautiverio, y de cierto te cubrirá el rostro