16 He aquí que en las palmas te tengo esculpida; delante de mí están siempre tus muros