1 He aquí que no es acortada la mano del SEÑOR para salvar, ni es agravado su oído para oír