12 El trono de gloria, altura desde el principio, es el lugar de nuestra santificación