17 No me seas tú por espanto; esperanza mía eres tú en el día malo