24 Miré a los montes, y he aquí que temblaban, y todos los collados fueron destruidos