6 Oíd, pues, ahora mi disputa, y estad atentos a los argumentos de mis labios