30 No se escapará de las tinieblas; la llama secará sus ramas, y con el aliento de su boca perecerá