21 ¡Deseo que pudiera disputar el hombre con Dios, como puede con su prójimo