2 Ya no hay conmigo sino escarnecedores, en cuyas amarguras se detienen mis ojos