7 como su mismo estiércol perecerá para siempre; los que le hubieren visto, dirán: ¿Qué es de él