9 El ojo que le habrá visto, nunca más le vera; ni su lugar le echará más de ver