15 ¿Quieres tú guardar la senda antigua, que pisaron los varones perversos