12 Porque libraba al pobre que gritaba, y al huérfano que carecía de ayudador