9 Los príncipes detenían sus palabras; ponían la mano sobre su boca