8 Los jóvenes me veían, y se escondían; y los viejos se levantaban, y estaban en pie