25 Porque el temor que me espantaba me ha venido, y me ha acontecido lo que temía