28 Denegrido anduve, y no por el sol; me he levantado en la congregación, y clamé