27 Mis entrañas hierven, y no reposan; días de aflicción me han sobrecogido