31 Se ha tornado mi arpa en luto, y mi órgano en voz de lamentadores