23 Porque temí el castigo de Dios, contra cuya alteza yo no tendría poder