14 Si él pusiera sobre el hombre su corazón, y recogiere así su espíritu y su aliento