8 Al hombre como tú dañará tu impiedad, y al hijo del hombre aprovechará tu justicia