6 Porque la iniquidad no sale del polvo, ni el castigo reverdece de la tierra