20 He aquí, Dios no aborrece al perfecto, ni toma la mano de los malignos